domingo, 22 de enero de 2017

A la luna


Vagabunda nocturna y errante
entre niebla y humedad,
tus manos agrietadas
son la inmensa luz latente
que aguarda, como una perla frágil,
entre callejones de suciedad y miseria.

Huérfana meditabunda y desdichada,
hermana del día, bastarda del sol.
Se levantan rumores y murmullos
acerca de tus silencios.
Tus silencios, letales y soberbios,
tus silencios
que son lujuria y suicidio.

Se alzan coronas en tu nombre,
mas ningún imperio te merece.
Constelaciones de arlequines insomnes
se sonrojan al robarte una sonrisa :
fugaz, pero sublime.
Inolvidable para el éter,
que se masturba al pronunciarte.

El velo que cubre tus secretos
es cómplice de tus vicios,
y de tus anhelos.
Tocar el cielo puedes,
humillándolo.
No hay nada que para ti
sea imposible.
No hay nada que ante tus ojos
sea misterioso.

Tú guardas el misterio
más empañado y precioso.

Tú eres la gema
más brillante y encantadora.

Encandila mis noches,
Y yo te confiaré

mis sueños más oscuros.

Acompaña mi desvelo,
que la noche es fría
y tu imagen dulce.

Rompe tu silencio,
y entonces, la galaxia toda
se estremecerá al escucharte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario