miércoles, 28 de abril de 2010

Estado de elevación puro.

El espíritu asciende,

La razón desciende y mi yo,

Mi ser más íntimo,

Trasciende el tiempo y el espacio

Para flotar en el infinito.

No ser, no estar:

Renacimiento del alma

En su fase más real.

Hoy tengo la capacidad

De transformar en luz la oscuridad,

En creación la tristeza,

En sublimación artística el dolor existencial.

Entonces el horror se vuelve belleza,

La sangre se vuelve poesía,

Y el llanto

un mar que fluye hacia lo eterno.

Ciertamente,

Hay mucho de gusanos en nosotros.

Pero algunos de ellos,

Eventualmente,

Transmutamos:

Mudamos de piel

Y percibimos las cosas

Desde sentidos distintos.

Y entonces,

Ya nada es lo que solía ser,

Pues ni siquiera

Nosotros mismos lo somos.

“Aquí” se desdibuja ante “más allá”,

Todo de pronto parece nada

Y a su vez nada resurge como todo.

Los valores morales,

Estéticos,

Sociales,

Pierden su aparente valor.

Y en otros, diferentes,

Nos sentimos completos

A pesar de no tener nada

A la vista de quienes

no han transmutado.

En esta nueva apariencia

Nos tornamos más livianos,

Nos liberamos del peso

Que tanto tiempo hemos cargado

Resignados.

Cada día que despierto aquí

Lucho por dejar de ser el gusano

Y volverme la mariposa,

Por dejar de arrastrarme

Y ver cómo crecen mis alas,

Para volar más allá.

Y aunque corra el riesgo

De volar un breve instante y luego morir…

¡Bendita sea la metamorfosis!

Veinticuatro horas en el aire,

Se vuelven atemporales...

lunes, 26 de abril de 2010

Piedras

Acostumbrada a un dolor que se reitera
Tan familiar
Pero a la vez tan capaz de alterar el organismo
En cada una de sus apariciones sombrías.
Hormonas y procesos corporales
Que son el mármol donde se esculpen las sensaciones
Que desearía no tener.
Una piedra en bruto, inmutable
De ese modo
Desearía presentarle mi existencia al cosmos.
Sin pretensiones, sin excentricismos
Sin fluidos ni reacciones químicas
Que me hagan ser
Más que un simple pedrusco
En el sosiego de un paisaje virgen.
Donde el mundo
Deje de ser mundo
Y sea simplemente
Una palabra sin acepción,
La ignorancia ineludible de lo inorgánico,
Lo inexistente.
Mas es la necesidad de aire, mi cárcel.
La noción de un algo, mi pecado.
La cuestión innata de sentir, mi condena a la desdicha.
Intento olvidar mi condición y mis fantasmas
Y quitarme ese traje ultra sensorial que tanto me avergüenza.
Me abstraigo del universo que me enseña los sentidos
Caminando sobre nubes de anestesia
Que se contornean en dirección desconocida,
Tal vez, hacia ese paisaje soñado.
Duermen mis órganos
Duerme lo visible
Duerme lo tangible
Duermen los sabores
Duermen los sonidos y los aromas
Y por ende
Junto a todos ellos
Duerme la realidad en la que estoy
Eternamente, inexorablemente
Trágicamente inmersa.
Allí, y sólo allí
Existo.


Individuos llenos de matices y disfraces
Que son, al mismo tiempo
Burgueses y vagabundos
Mártires y verdugos
Moralistas e indecorosos
-miles de personajes conviven en ellos-
Caminan como hormigas
Trepan hacia el cerebro
Transportan las máscaras y los roles
Para un guión no definido
o tal vez,
para muchos guiones rigurosamente provistos
Y destinados a una ejecución perfecta, sin margen de error.
Superpoblaciones internas,
Cada cual caminando con su antítesis a la par.
En ocasiones, cuesta distinguir
a cuál de ambos refleja la sombra
(Si es que refleja a alguno de ellos en absoluto).
A veces los disfraces se intercalan entre sí
Y resultan combinaciones llamativamente extrañas.
Personalidades, antagonistas e híbridos
Conforman las distintas capas de estas estructuras cebolladas
Que constituyen un todo, que a la vez
No encuentra el reflejo de ninguno en el espejo
Ergo, que a la vez, es nada.

El mundo y yo vamos a destiempo.
He tratado de entenderlo, mas veo difícil la conciliación.
He intentado meterme en su cabeza,
estrujar sus intestinos,
gestarme en su vientre,
empero, siempre acabo entre sus heces.
El mundo me mira con ojos de odio
mas el mundo es, para mí, un ciego hipócrita.
Algún día, quisiera que al mirarme
te quitaras las vendas que el prejuicio ha enredado en ti.
Valores potenciales son los que rigen en tus neuronas;
valores potenciales les llamas,
a los bostezos de tu convencionalismo.
Adormecido, roncas mientras te cuentan historias
que aún no has escuchado;
sólo encuentras regocijo en narraciones populares,
en fábulas milenarias.

Mundo, ve a dormir,
que eres más bello cuando te sueñas.

jueves, 22 de abril de 2010

Oxímoron

Desfigurada figura que hablas lenguas mudas
destellos de luz irradian tus ojos sombríos
destellos que caen y flotan en el aire
y explotan en mil colores descoloridos

Tus formas amorfas voces esconden
bajo un llanto que suena optimista
y disparan extrañas melodías
desde mil gargantas entumecidas

Tu aire está verde cual fruto inmaduro
y en explosiones cósmicas hoy renaces
renaces hoy y remueres mañana
absorbes la nada, átomos permeables

Succionas el vacío y queda un espacio lleno
De almas desalmadas y de silencios audibles
y una esfera gira en fuertes convulsiones
y estalla en trozos perecederos e invisibles

Desfigurada figura que hablas lenguas mudas
del mundo has borrado su bella existencia
las cosas enteras las has corrompido
¿Por qué así has manchado la pura inocencia?