domingo, 20 de abril de 2014

Uno nunca está solo
hasta que su motivación lo abandona.
Cuando así ocurre,
puede rodearnos suficiente amor externo,
pueden ocurrirnos cosas
bellas e inofensivas,
pueden tendernos
cien manos afectuosas,
pero las nuestras, las propias,
nos sueltan,
se nos escapan,
y no tenemos entonces,
con qué agarrarnos de absolutamente nada.

Hoy me senté,
con cierta angustia orgánica,
y llevada como por inercia,
en las afueras de un antro familiar.
Nadie me rodeaba
más que el viento, y el silencio nocturno.

Observé, frente a mí,
como mirándome,
la escultura de un felino
hecha en yeso, blanca, en bruto.
Imaginé que sería una leona,
o una pantera, o al menos,
así lo consideré.

La contemplé largo rato,
esperando,
estúpidamente,
que cobrara vida.

Y entonces,
imaginé
que si ella pudiera verme,
esperaría lo mismo de mí:
así de  muerta me sentí,
así de tiesa.

Empezó a sonar música desde dentro,
pero ni las vibraciones del bajo
ni los golpes de redoblante
han podido despertarme.

Todavía estoy en esta especie de sueño,
de mal sueño,
en este coma anímico,
que no sé cuánto lleva,
que se me hace eterno,
¿Cuánto más queda?
Ni siquiera estoy segura
de tener nociones claras
del significado de “eternidad”.

Hasta las bestias más fuertes,
en ciertos lugares y ocasiones,
devienen en una representación
malograda de sí mismas.

Eso es la leona, la pantera, el felino de yeso.

Eso soy en este sueño.  
La gente va y viene,
con sus preocupaciones cotidianas, 
con sus consternaciones pragmáticas, 
con sus alegrías fugaces
y sus urgencias rebasadas. 

Camina con prisa,
se saluda mecánicamente, 
mira siempre su reloj 
mientras intenta tomar 
transportes 
que no paran.

Aliviana sus penas cigarro en mano, 
manda diez veces todo al demonio, 
mientas espera inquieta, 
en alguna parada de Buenos Aires, 
alguna especie de arca apocalíptica 
que la lleve lejos de tanta mierda.

Un poco de templanza es menester

entre tanta sangre a punto de hervor.

Las llamas de la inoperancia humana 

han creado una bestia difícil de vencer: 
quien no le teme, la combate grotescamente.

Algunos desvían la mirada 
y la depositan en asuntos triviales.
Otros, pretenden arrancarle los ojos 
cuando el problema está en su corazón.

Diluvia en la ciudad, 

mas quizás se requiera de elementos 
de otra naturaleza 
para apagar el fuego.
Las espadas del guerrero 

se han tornado vetustas, 
y se han oxidado ya los escudos empíricos. 

Tropas de conciencia que se han dado a la fuga, 
dando por perdidas batallas que aún no han sido iniciadas, 
que han sido iniciadas desde el enfoque incorrecto.

Y todo queda en anarquía moral,

en barbarie existencial, 
en cacería y animalada.

Estas tierras no han de soportarnos mucho tiempo más, no: 

que en cualquier momento han de expulsarnos de un escupitajo. 

Y sin embargo esperamos, 
esperamos su redención, 
esperamos el milagro,
esperamos algo, 
cualquier cosa que sea, 
con tal de que no sea esto.

Puta que diluvia, y el arca no llega.
Las necesidades impuestas,
las chácharas vacías.
El cardumen de pirañas
masticándote las sienes
en un mar sin agua.
Las embolias artificiales,
la aneurisma consentida.
Las carnes primero,
el resto no esta expuesto,
el resto cuenta para pocos
y acá lo que importa es la llegada rápida,
los encantos instantáneos,
la idiotez adornada.
Las virtudes están desvirtuadas,
las banalidades se jactan desde su pedestal.
Al conocimiento se le huye
casi tanto como a las arrugas.
Las mujeres reniegan más por un culo caído
que por una equidad desmoronada.
Y a los tipos les preocupa enormemente el tamaño de su pene
pero no les quita el sueño una inteligencia microscópica.
Pesan los asuntos circunstanciales,
superficiales,
capitalistas,
mucho más que la pobreza espiritual.
Nadie se avergüenza tanto de lo que le falta por dentro
como de lo que le falta o le sobra por fuera.
Y cuando hablo de espíritu
no hablo de religión:
ella también está manoseada por intereses de poder,
y plagada de axiomas que nacen de la ignorancia
y que rechazan la pluralidad de caminos espirituales
que conduzcan hacia la felicidad.
Hablo de la intención de sentir una riqueza interior,
que se nutra de naturaleza,
de dialogo,
de fraternidad.
Hablo de abrir los brazos y recibir el amor del mundo,
de querernos a nosotros mismos
en términos no narcisistas,
de cuidar lo que somos en esencia,
y de no dejarnos penetrar tan fácilmente
por lo que todos los sistemas quieren que seamos.